Evangelismo Grandes Ciudades

Buscas otro servicio?

Por Editor 06 de Marzo de 2011
JESUCRISTO NUESTRO MEDICO POR EXELENCIA
*JESUCRISTO NUESTRO MÈDICO POR EXCELENCIA* El buen médico de cabecera está siempre disponible a cualquier hora, durante el tiempo que haga falta. Cuando está ante el enfermo le mira con misericordia porque, de alguna manera, hace suyo su dolor, y no piensa sino en cómo remediar su dolencia. El enfermo se confía en él, el médico es su apoyo, y a veces su única esperanza. Dios nos mira como el médico que desea curar a los hombres enfermos por el pecado, nos mira con ojos de inmensa misericordia. ¿Qué sería de nosotros si nos viera de otra manera, con justicia a secas? Ha venido a llamar a todos, pues todos somos pecadores, aunque sólo puede curar a los que se reconocen así. El Señor nos pide que tratemos a los demás con misericordia, que les miremos con esos ojos de amor que no se quedan en constatar los defectos, sino también sus virtudes y en el modo de ayudarles. Hablaremos siempre bien de los demás si pensamos bien de ellos, si por encima de sus errores sabemos ver a la persona, a la persona que tanto vale y que quizá sufre. Si cualquier noticia o acontecimiento suele ser un asunto complejo, ¿qué será la persona, detrás de la cual hay toda una historia y una psicología? No se puede simplificar en una rápida consideración. Si alguien hace algo mal y nosotros podemos ayudarle, habrá que ver

Avatar

Que maravilloso es Dios, que de la nada hace algo para honrar su nombre; de lo insignificante hace grandes cosas para avergonzar a los fuertes.

registra aquí

tu iglesia

Ingresa escaneando el código